Los árboles maduros limpian el aire, disminuyen el estrés, aumentan la felicidad, reducen los riesgos de inundación e incluso ahorran dinero municipal. Entonces, ¿por qué son eliminados cuando las ciudades se desarrollan – y cómo debería la agenda de las Naciones Unidas protegerlos?

El horizonte hacia lo alto de la Quinta Avenida de Manhattan, donde flanquea el Central Park, es dominado por verdes y extensas nubes de olmos americanos. Sus ramas de alta arquería y sus luminosas marquesinas de color verde forman – como dice la historiadora Jill Jones – “una hermosa catedral de sombra”. Cuando ella comenzó a investigar para su nuevo libro, ‘Bosques Urbanos’, había luchado para identificar las especies, pero ahora, ella dice: “cuando veo uno, digo: ‘ Oh Dios mío, este es un raro sobreviviente’ y aprecio profundamente el hecho de que esté allí.”

El olmo fue el árbol americano más amado y abundante en la ciudad. Le gustaba el suelo urbano, y sus ramas se extendían a una distancia segura por encima del tráfico, para proporcionar la sombra de la que las ciudades dependían antes del aire acondicionado.

para proporcionar la sombra de la que las ciudades dependían antes del aire acondicionado.

Ahora, sin embargo, la mayoría de los grandes, viejos olmos han sido aniquilados por la enfermedad del olmo holandés. Muchos de ellos fueron sustituidos por fresnos, que a su vez fueron eliminadas por otra plaga: el escarabajo esmeralda del fresno. En la década de 1970, escribe Jones, gran parte de la cobertura de árboles urbanos en Estados Unidos había sido víctima de “enfermedad, desarrollo y reducción de presupuestos municipales”.

A miles de kilómetros de distancia, en Bangkok, la principal amenaza es el trabajo de construcción. Después de que un grupo de residentes que intentó en vano salvar varios árboles mayores —fueron talados para construir un estacionamiento— formó un grupo de defensa de árboles, el ‘Proyecto Árboles Grandes’.

En semanas, la membresía se infló hasta alcanzar los 16.000. La oficial forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Simone Borelli, me cuenta que hay grupos similares en defensa de los árboles en Malasia, India y la República Centroafricana, donde la capital, Bangui, ha “crecido más allá del bosque y se lo está comiendo”.

 hay grupos similares en defensa de los árboles en Malasia, India y la República Centroafricana…

Este mes se reunirán los representantes de las ciudades de todo el mundo en Quito, Ecuador, para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Urbano Sostenible, ‘Hábitat III’.  Un acuerdo, denominado la Nueva Agenda Urbana, se lanzará para hacer frente a los desafíos que enfrenta esta creciente población urbana que ya representa más del 50% de la población a nivel global.

El documento está repleto de referencias a espacios/áreas verdes, que son esenciales para la salud mental y física; al desarrollo comunitario y a la realización de tareas ecológicas urgentes. La investigación ha revelado evidencia fascinante sobre por qué los municipios, los encargados de planificación y los desarrolladores – en cuyas manos yace el destino de los árboles urbanos – deberían estar prestando atención.

Hasta hace poco, dice Jones, los funcionarios municipales veían los árboles como “adornos caros”. Pero ahora se sabe que los servicios ecológicos que proporcionan los árboles son extraordinarios.

…los funcionarios municipales veían los árboles como “adornos caros”. Pero ahora se sabe que los servicios ecológicos que proporcionan los árboles son extraordinarios.

Los árboles pueden refrescar las ciudades entre 2ºC y 8ºC. Cuando se plantan cerca de edificios, los árboles pueden llegar a reducir el consumo de aire acondicionado en un 30% y, según la Oficina Forestal Urbana de la ONU, reducen el consumo de calefacción en un 20-50% más. Un árbol grande puede absorber 150kg de dióxido de carbono al año, así como filtrar algunos de los contaminantes en el aire, incluyendo partículas finas.

Es difícil poner un precio a cómo una avenida llena de árboles puede amortiguar el ruido de una carretera principal, aunque los árboles en promedio aumentan el valor de la propiedad en un 20%. Tal vez el dinero crezca en ellos después de todo.

Cuando el Departamento de Parques de la ciudad de Nueva York midió el impacto económico de sus árboles, los beneficios sumaron hasta 120M$ al año. (Compare eso con los 22M$ que gasta anualmente el Departamento de Parques.) Habría un ahorro de 28M$ en energía, 5M$ en mejoras en la calidad del aire y se evitaría un costo de 36M$ por la mitigación de inundaciones de aguas pluviales. Si nos fijamos en un árbol grande, dice Jones, “está interceptando 3,786 litros de agua en el transcurso de un año.”

El uso del software de código abierto, i-Tree, se ha extendido por todo el mundo (desde China hasta el Reino Unido, pasando por Brasil y Taiwán) para evaluar el tamaño del dosel arbóreo -idealmente, las ciudades deberían tener un 40% de cobertura– y calcular su valor económico. “Poder monetizar esos beneficios es realmente útil”, dice Jones. “Los árboles son impulsores económicos. Todo el mundo lo sabe, si observan los barrios elegantes, son los que tienen más árboles”. Por la misma razón, Jones observa que los barrios desfavorecidos a menudo tienen menor cobertura arbórea.

“Los árboles son impulsores económicos. Todo el mundo lo sabe, si observan los barrios elegantes, son los que tienen más árboles”.

Los humanos se sienten atraídos por los árboles por algo más que la estética. Puede reducir los niveles de cortisol en los caminantes, lo que significa menos estrés.

El efecto que tienen en nuestros cerebros es un tema que fascina al médico y experto en salud pública del Reino Unido, William Bird. “Las partes de nuestro cerebro que usamos cambian cuando nos conectamos con la naturaleza”, dice. Incluso en los estudios basados en estudios en laboratorios, la exploración por resonancia magnética muestra que cuando se ven escenas urbanas, la sangre que fluye a la amígdala (la parte del cerebro que lucha o huye) aumenta. Nuestros cerebros ven las ciudades como ambientes hostiles. Las escenas naturales, por el contrario, iluminan partes del cerebro (el cíngulo anterior y la ínsula), donde la empatía y el altruismo aparecen.

“En áreas con más árboles”, dice Bird, “las personas salen más, conocen más a sus vecinos, tienen menos ansiedad y depresión”. (Aquí, en el Reino Unido, la factura anual de salud mental es de aproximadamente 70 mil millones). “Estar menos estresado”, continúa,” les da más energía para estar activos”. Pero no se puede engañar a la gente con un campo vacío, dice. “La gente no querrá ir allí. Todavía estamos programados como cazadores recolectores que buscan árboles, biodiversidad, agua y seguridad”.

La investigación sugiere que las personas son menos violentas cuando viven cerca de los árboles. Uno de los ejemplos citados con frecuencia es un estudio que analizó a las mujeres en una urbanización de Chicago. Los que vivían cerca de los árboles reportaron menos fatiga mental y tendencias menos violentas que aquellos en áreas áridas de la misma finca.

“Todavía sabemos muy poco sobre los mecanismos que vinculan los árboles y la salud”, dice Geoffrey Donovan, investigador forestal del Servicio Forestal de los EE. UU. Pero hay teorías. Una es que la naturaleza es tan restauradora mentalmente que le da a nuestras mentes un descanso de la atención directa y forzada que la vida moderna y los entornos urbanos requieren cada vez más. Alivia la fatiga mental.

Resultado de imagen para santa cruz de la sierra

El profesor de psicología Marc Berman realizó un estudio de psicología en el árbol que particularmente le interesaba a Jones, usando conjuntos de datos del sistema nacional de salud. “Descubrió que, si tienes 10 árboles más en una cuadra de la ciudad, mejora la percepción de la salud tanto como tener 10,000$ más en ingresos, o sentirse siete años más joven”, dice ella.

si tienes 10 árboles más en una cuadra de la ciudad, mejora la percepción de la salud tanto como tener 10,000$ más en ingresos, o sentirse siete años más joven”

Quizás uno de los estudios más sorprendentes sobre los árboles urbanos es uno que mostró que reduce la desigualdad en salud. En 2008, Rich Mitchell, profesor de salud pública en la Universidad de Glasgow, comparó la privación de ingresos y la exposición a espacios verdes en Inglaterra y su estudio encontró que “las desigualdades en salud relacionadas con la privación de ingresos en la mortalidad por todas las causas y la mortalidad por enfermedades circulatorias eran menor en poblaciones que viven en las áreas más verdes”.

De vuelta en el Servicio Forestal de los EE. UU., Donovan se refiere a los árboles como “una cuestión de vida o muerte”. “Miré el impacto de los árboles en los nacimientos y descubrí que las madres con más árboles a 50 m de sus hogares tienen menos probabilidades de tener bebés con bajo peso“, dice. Para otro estudio, analizó las tasas de mortalidad en áreas que han perdido millones de árboles por la tala de fresno esmeralda e identificó “un aumento correspondiente en la mortalidad humana”.

El valor que le damos a los árboles y a la naturaleza se basa en la experiencia de la infancia.

Los niños que crecen separados de la naturaleza dan como resultado, según algunos investigadores, una “extinción de la experiencia”. Estos niños finalmente entenderán y valorarán menos la naturaleza. “Esto significa, que cada generación transmitirá menos experiencia del medio ambiente natural y, como formuladores de políticas y ambientalistas futuros, tendrán una comprensión más pobre de la naturaleza y, por lo tanto, le darán menos valor”. Escribe Bird.

Lo cual no sería un buen augurio para la visión del Departamento Forestal de la FAO de “ciudades más verdes, más felices y más saludables”. Como dice Jones, “ser un aficionado al árbol, como lo soy ahora, realmente transforma la emoción de estar fuera de casa”.

Artículo original: The importance of urban forests: why money really does grow on trees.  (The Guardian, 2018).
Traducido por Grecia Rivero y Guidiana Landívar, para Colectivo Árbol.
Foto de cabecera: Mauricio Richter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s